Mujer

En qué consiste la candidiasis

¿En qué consiste la candidiasis?

¿En qué consiste la candidiasis? 768 511 Clínica Ginecológica

La infección por hongos o candidiasis es una de las causas más frecuentes de vulvovaginitis en mujeres. Pero, ¿en qué consiste la candidiasis? Te lo contamos.

Qué es la candidiasis

El picor en la vulva y la entrada de la vagina suele ser el síntoma fundamental. Muchas veces se acompaña de irritación y quemazón y los síntomas suelen ser peores la semana antes de la regla. Aparece sobretodo en mujeres en edad reproductiva y menos frecuentemente en la menopausia (salvo en mujeres que utilizan tratamiento hormonal) y en niñas, en las cuales frecuentemente se diagnostica de forma errónea.

Aunque habitualmente se ve en mujeres sin ninguna causa aparente existen algunos factores de riesgo para su aparición, como son: la diabetes mal controlada, el embarazo o el uso de antibióticos.

El hecho de que la candidiasis sea tan frecuente hace que, en muchos casos, se diagnostique como tal (y se trate) cualquier episodio de picor o malestar vulvar. Sin embargo menos del 50% de las mujeres con picor van a tener una candidiasis. La aplicación del tratamiento erróneo, aunque no sea peligrosa, sí puede dar lugar a una irritación de la mucosa que empeore los síntomas.

¿Llega a desaparecer?

La Candida está presente como parte de la microbiota normal de la vagina en aproximadamente el 20% de las mujeres y con frecuencia se encuentra también en el recto. Por ello un cultivo vaginal positivo para cándida no implica una infección ni que haya necesidad de tratarla si la mujer no tiene síntomas. De hecho, el objetivo del tratamiento es siempre paliar las molestias, no hacer desaparecer la cándida de la vagina.

Para llegar al diagnóstico en una mujer con síntomas, suele ser necesario hacer una exploración y un examen del flujo, bien con un microscopio o bien mediante un cultivo.

Existen tratamientos locales (óvulos y cremas vaginales) y orales y ambos tienen una eficacia similar. Las cremas para aplicar de forma externa en la vulva se emplean a veces para ayudar a calmar las molestias mientras el tratamiento hace efecto (puede tardar uno o dos días.) Pero por sí solas nunca son suficiente tratamiento.

Es importante recalcar que la cadidiasis no es una enfermedad de transmisión sexual (dado que la Candida es parte de la flora vaginal normal puede encontrarse en mujeres sin relaciones sexuales). Por este motivo no se recomienda tratar a la pareja salvo que tenga síntomas.

¿Sufres alguno de estos síntomas? ¿Buscas una ginecóloga en Gijón? No esperes más y ponte en contacto con nosotros.

Preguntas frecuentes sobre la píldora

Preguntas frecuentes sobre la píldora

Preguntas frecuentes sobre la píldora 768 511 Clínica Ginecológica

La píldora es uno de los métodos anticonceptivos más empleados en España y por tanto muchas de las preguntas que recibimos en nuestra consulta por parte de nuestras pacientes son en relación a su manejo. ¡Descubre cuáles son!

Píldora anticonceptiva. Dudas frecuentes

A continuación os dejamos aquí algunas de las más habituales:

¿Cuánto tiempo debo tomarla para que sea eficaz como anticonceptivo?

Si comienzas con la primera pastilla el primer día de regla será eficaz desde el momento en que empieces a tomarla.

¿Debo utilizar otro método anticonceptivo durante la semana de descanso?

Aunque no estés tomando ninguna píldora durante esa semana (o estés tomando píldoras de placebo en el caso de las formulaciones diarias) si las has tomado correctamente las semanas previas
estarás protegida durante todo el mes.

Tengo manchados durante el mes, fuera de la regla. ¿Me está sentando mal la píldora?

Durante los primeros meses de uso es normal que haya sangrados, en general de cantidad menor que una regla, a lo largo de varios días o semanas. Generalmente con el tiempo de uso estos manchados desaparecen y los ciclos se controlan bien pero, en ocasiones, puede ocurrir que vuelvan a aparecer pequeños sangrados. Lo primero que hay que pensar es si se nos ha olvidado alguna pastilla; en caso de no ser así, tranquilidad: estos sangrados pueden ser más o menos incómodos pero no hacen menos efectivo el método ni significan que haya ningún problema con la píldora. Sí es cierto que, si son frecuentes o molestos, pueden ser motivo para plantear un cambio de método anticonceptivo.

¿Durante cuánto tiempo puedo tomar la píldora? ¿Hay un límite de años?

Si la píldora ha sido prescrita por un profesional habrá tenido en cuenta tus posibles factores de riesgo. En el caso de mujeres de bajo riesgo no existe ninguna limitación, de modo que, salvo que desees un embarazo, puedes continuar tomándola hasta la menopausia.

Y si la tomo durante varios años, ¿cada cuánto hay que hacer un descanso?

Nunca hay que hacer descansos. No tienen ningún beneficio para la salud y aumentan el riesgo de embarazos no deseados.

Si quiero buscar embarazo, ¿cuánto tiempo antes debo suspender la píldora?

No es necesario que pase ningún tiempo desde que se deja la píldora hasta que se intenta el embarazo. Puedes dejarla y ponerte a ello en el mismo ciclo.

Si necesitas más información, no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo de ginecólogos en Gijón.

sequedad vaginal. ginecólgos en Gijón

Cómo tratar la sequedad vaginal

Cómo tratar la sequedad vaginal 959 638 Clínica Ginecológica

En la mayoría de los casos la sequedad vaginal se produce por una disminución de los estrógenos, que es característica de la menopausia pero que aparece también en otras situaciones como el uso prolongado de anticonceptivos hormonales o la lactancia materna.

Cómo se produce la sequedad vaginal

La bajada en los niveles habituales de estrógenos causa una disminución del grosor de los tejidos de vulva y vagina (una atrofia), haciéndolos más frágiles. En ocasiones esta atrofia no causa ningún síntoma pero frecuentemente se relaciona con sensación de sequedad, picor o resquemor genital, dolor con las relaciones sexuales, aparición de fisuras, sangrado y a veces síntomas también urinarios como molestias al orinar o infecciones de repetición.

Tratamiento de la sequedad vaginal: cremas y lubricantes

Cuando los síntomas son leves puede ser suficiente con emplear una hidratante específica para la zona genital, cuya función es mantener la hidratación de la mucosa vaginal y debe aplicarse al menos tres veces por semana. Además de la hidratante deberíamos siempre añadir un lubricante para las relaciones sexuales. La función de los lubricantes es simplemente diminuir el roce y por tanto la posibilidad de que la relación genere pequeñas lesiones en los tejidos. Se aplica en la vagina y/o en el pene o los dedos de la pareja al iniciar la relación. A la hora de elegir uno hay que tener en cuenta que los formulados con agua o siliconas pueden emplearse con preservativo pero los que se basan en aceites (la vaselina por ejemplo) pueden dañar el látex; ocurre lo mismo con los lubricantes naturales como los aceites vegetales (oliva, coco, almendras,…).

La aplicación de estrógenos tópicos

Para síntomas moderados o severos el tratamiento más eficaz son los estrógenos tópicos a dosis bajas, aplicados de forma local. Con ello se consigue mantener el grosor y la elasticidad de la mucosa vaginal, con la consiguiente mejoría de las molestias. Este tratamiento puede además mejorar algunos síntomas urológicos si estos están en relación con atrofia: algunas infecciones de repetición o sensación de urgencia.
En la mayoría de los casos esta mejoría en los síntomas se va a producir en un par de semanas y se mantendrá durante el tiempo que mantengamos el tratamiento. Es importante tener en cuenta que el efecto desaparecerá si dejamos de aplicarlo.

La dosificación habitual suele ser diariamente durante las dos primeras semanas de uso y después, como tratamiento de mantenimiento, dos o tres veces por semana. Esta dosis de mantenimiento puede continuarse indefinidamente.

Existen varias formulaciones de estrógenos tópicos: en crema, gel, óvulos, comprimidos y también un anillo vaginal de liberación gradual que se cambia cada tres meses. Todas son igualmente eficaces y generalmente la elección de una u otra depende de preferencias personales.

Para mujeres que no pueden o no desean emplear la vía vaginal existe otro tratamiento no estrogénico por vía oral.

En casos en los que no se consigue suficiente mejoría, otra opción pueden ser el láser y la radiofrecuencia vaginal.

Dada la cantidad de opciones disponibles y la franca mejoría en la calidad de vida que supone, es muy recomendable no dejar pasar estos síntomas y buscar el tratamiento que mejor se adapte a las necesidades de cada una.

Si buscas asesoramiento sobre este tema entre los ginecólogos en Gijón puedes acudir a Clínica Muñoz, y te informaremos de los distintos tratamientos. También puedes ponerte en contacto con la clínica en cualquier momento y plantearnos tus dudas.

tratamiento de infecciones de orina habituales

¿Es normal tener tantas infecciones de orina?

¿Es normal tener tantas infecciones de orina? 952 635 Clínica Ginecológica

Son infecciones muy frecuentes en general en las mujeres, de tal forma que prácticamente todas sufrimos en algún momento una cistitis y muchas las van a tener varias veces a lo largo de su vida. Es algo habitual para cualquier ginecóloga en Gijón, atender este tipo de patologías con cierta frecuencia.

Factores de riesgo para las infecciones de orina

Además de el hecho de ser mujer son factores de riesgo para su aparición: las relaciones sexuales (especialmente si se emplea espermicida y con parejas nuevas), haber tenido cistitis en el pasado y la menopausia.

Causas y síntomas de la cistits

La mayoría de las veces son causadas por bacterias que viven en el recto: por proximidad colonizan fácilmente la entrada de la vagina y desde aquí pueden ascender por la uretra (el conducto por el que la orina sale al exterior) y causar una infección en la vejiga.

Los síntomas típicos son escozor o dolor al orinar (a veces al finalizar la micción), necesidad de ir muy frecuentemente a orinar, con  sensación de no poder vaciar adecuadamente la vejiga, dolor por encima del pubis y en ocasiones aparición de sangre en la orina. Cuando
aparecen todos estos síntomas a la vez normalmente no hace falta realizar ninguna prueba pero a veces el diagnóstico no es tan claro y es

Cómo prevenir las infecciones de orina habituales

En mujeres con más de tres episodios al año (lo que denominamos “infecciones de repetición”) se pueden tomar algunas medidas para intentar prevenir su aparición:

  • Aumentar el consumo de líquidos, con el objetivo de ingerir entre 2 y 3 litros en total al día. Parece que esta medida ayuda a diluir la concentración de bacterias que pueda haber en la orina.
  • Evitar en lo posible el uso de espermicidas en las relaciones sexuales.
  • En mujeres menopáusicas el uso de estrógenos vaginales modifica la microbiota vaginal haciéndola más similar a la de mujeres premenopáusicas y, por tanto, menos susceptible a la colonización por bacterias del recto.
  • En mujeres con infecciones de orina asociadas a relaciones sexuales puede tener algún beneficio el orinar después de las mismas.
  • Tras ir al baño intentar limpiarse siempre desde delante hacia atrás: la idea es no arrastrar bacterias fecales hacia la zona perineal.

La gran mayoría de las veces las infecciones de orina se curan con un tratamiento antibiótico y, aunque puedan volver a aparecer y sean muy molestas, es raro que causen complicaciones. Por este motivo, lo más habitual es tratarlas cada vez que aparecen y solamente en casos muy concretos emplear antibióticos continuados de forma preventiva.

Desde mi experiencia como ginecóloga en Gijón, aconsejo adoptar las medidas preventivas citadas para evitar la reaparición de este tipo de infecciones. Para cualquier aclaración sobre el tratamiento de la cistitis podéis poneros en contacto con la clínica en cualquier momento y os atenderemos enseguida.

Beneficios de los métodos anticonceptivos

Beneficios de los métodos anticonceptivos 768 512 Clínica Ginecológica

La mayoría de la población conoce los distintos métodos anticonceptivos que existen en el mercado, pero no todos llegan a informarse de forma profunda sobre sus ventajas e inconvenientes. Desde nuestra clínica ginecológica en Gijón, queremos dar a conocer muchos de los beneficios de los métodos anticonceptivos en el siguiente artículo.

Más allá de la anticoncepción: otros efectos beneficiosos de los métodos anticonceptivos

A la hora de decidir el método anticonceptivo más interesante para cada mujer, además de las preferencias personales y los estilos de vida, hay que tener en cuenta los efectos beneficiosos “extra” que nos pueden proporcionar. Algunos ejemplos son:

El preservativo

Uno de los métodos más empleados en España. Además de un buen método anticonceptivo si se utiliza correctamente tiene la ventaja fundamental de proteger contra la mayoría de las infecciones de transmisión sexual. Por este motivo es el método de elección (solo o combinado con otro) en caso de tener más de una pareja o cuando ésta es relativamente reciente.

La píldora/parche/anillo vaginal

Con mucha frecuencia se utilizan por sus efectos no anticonceptivos. El fundamental es que con su uso conseguimos unas reglas regulares, menos dolorosas y menos abundantes. Además algunos de ellos (dependiendo de su composición) disminuyen la grasa en pelo y piel, el vello y el acné. Por todo ello los empleamos con frecuencia en casos de endometriosis y también de ovario poliquístico.

El DIU hormonal

Hoy día existen distintas versiones del mismo, con mayor o menor dosis, pero todas ellas consiguen reglas más escasas (a veces prácticamente inexistentes) y menos dolorosas. Nos permite además tratar algunas patologías del endometrio (la mucosa que recubre el útero por dentro) evitando la cirugía.

El implante subdérmico

Consigue también, en general, reglas más escasas y menos dolorosas.

La ligadura de trompas

Cuando se realiza mediante la técnica denominada “salpinguectomía” (es decir: extirpar la trompa completa en vez de solamente un fragmento) parece que puede disminuir el riesgo de algunos tipos de cáncer de ovario.

El hecho de conocer en profundidad los efectos de los distintos métodos permite realizar una mejor selección de aquellos que van a ser más adecuados para cada mujer. De esta forma nos basaremos no solamente en su capacidad anticonceptiva sino en su efecto global.

Como ginecóloga en Gijón, me gusta informar siempre a mis pacientes de las distintas formas de estar seguras y protegidas. Si necesitas más información sobre este tema, no dudes en ponerte en contacto con la clínica.

Infección por Chlamydias ¿Cómo detectarla?

Infección por Chlamydias ¿Cómo detectarla? 768 512 Clínica Ginecológica

Chlamydia trachomatis es una bacteria causante de una de las infecciones de transmisión sexual (ITS) más frecuentes. El problema principal que nos encontramos con ella es que la mayoría de las veces cursa con pocos o ningún síntoma, con lo que hay muchas personas que son portadores de esta bacteria sin saberlo y la pueden transmitir a sus parejas sexuales.

Cómo detectar la infección por Chlamydias

Casi el 90% de las mujeres que contraen Chlamydia van a ser asintomáticas. El lugar que más frecuentemente se infecta es el cuello del útero y también es relativamente frecuente que afecte a la uretra (el conducto por el que la vejiga se vacía de orina). Si no se trata, la infección puede ascender hacia el útero y las trompas. Esto causaría una infección pélvica que, en ocasiones, puede dañar las trompas y dar lugar a infertilidad y dolor pélvico crónico. También es posible que se produzca infección del recto si se practica sexo anal.

Además de los pocos síntomas que causa, otra dificultad que nos encontramos como ginecólogos en Gijón a la hora de diagnosticar una infección por Chlamydias es que, incluso cuando causa síntomas, estos son poco específicos y fáciles de confundir con los causados por infecciones de otro tipo u otros problemas ginecológicos; los más frecuentes son:

  • Dolor pélvico
  • Sangrado vaginal fuera de la regla o tras las relaciones sexuales
  • Dolor durante las relaciones sexuales
  • Flujo vaginal anómalo
  • Dolor o sensación de quemazón al orinar

Dado que el diagnóstico basado solamente en los síntomas o la exploración es difícil, suele ser necesario tomar una muestra del cérvix (o de la uretra en el caso de los hombres) para analizar la presencia de Chlamydia. Una vez realizado el diagnóstico existen varios antibióticos que funcionan bien contra esta bacteria si se toman correctamente. En este aspecto hay tres puntos fundamentales:

  • Es imprescindible completar el tratamiento pautado, aunque los síntomas hayan desaparecido.
  • La pareja o parejas sexuales que se hayan tenido en los dos meses previos al diagnóstico deben tratarse también.
  • Hay que evitar las relaciones sexuales durante al menos una semana desde el tratamiento (cuando se emplea una dosis única de antibiótico). O durante todo el tiempo que dure el mismo, en caso de pautas de 7 ó 14 días de duración.

Siempre que se diagnostique una infección por Chlamydia es interesante realizar un nuevo test a los tres meses para comprobar que no se ha producido una reinfección. Para prevenir esta infección (y la mayoría de ITS) es necesario emplear preservativo durante toda la relación sexual, ya que no es necesario que haya eyaculación para que se produzca el contagio. Y, también para prevenir tanto Chlamydia como otras ITS, es importante tener en cuenta que no se deben tener relaciones si nuestra pareja tiene síntomas. Algunos de ellos son molestias al orinar, flujo vaginal o exudado uretral anómalo o molestias genitales. Ponte en contacto con nuestra clínica si crees que puedes tener este tipo de infección. Estaremos encantados de asesorarte.

métodos anticonceptivos

Métodos anticonceptivos

Métodos anticonceptivos 1892 1262 Clínica Ginecológica

Para poder elegir el mejor anticonceptivo, es necesario conocerlos todos. Lo normal es recomendar el uso de diferentes métodos anticonceptivos según la edad y el estilo de vida de cada mujer.

Tipos de anticonceptivos:

Existen varios métodos anticonceptivos para evitar la concepción. Te explicamos todos los que hay:

Métodos anticonceptivos hormonales:

Son aquellos anticonceptivos basados en la alteración hormonal del cuerpo para controlar la fertilidad y evitar el embarazo. Es el anticonceptivo más eficaz a día de hoy. Recordamos a nuestras usuarias que éste tipo de métodos anticonceptivos no evitan la transmisión de enfermedades sexuales.

Los tipos de anticonceptivos hormonales son:

Anticonceptivos orales (píldora)

Son pastillas que han de ser tomada todos los días a la misma hora para producir un efecto de infertilidad. En cuanto se suspende el tratamiento, la fertilidad reaparece. Existen dos tipos:

Píldora anticonceptiva oral combinada (COC)

Píldora de progestágeno (POP) también llamada mini píldora.

Parches cutáneos.

Este tipo de anticonceptivos hormonales tiene el mismo efecto que los orales, pero con menos cantidad de estrógenos o progestágeno.

Anillos vaginales.

La disolución de las hormonas directamente en la vagina ayuda a disminuir la cantidad de hormonas necesarias para su efectividad.

Implantes subcutáneo.

Esta forma de anticoncepción ha de ser realizada por tu ginecólogo de confianza. Ideal para mujeres que suelen ser olvidadizas o poco constantes con la medicación anticonceptiva.

Inyección hormonal.

De igual forma que los implantes subcutáneos, ésta inyección la coloca un profesional médico.  Dura aproximadamente 3 meses.

Sistemas intrauterinos (SIU)

Son la versión más cómoda y duradera de los anticonceptivos hormonales. Su duración puede ser de entre uno y diez años dependiendo del tipo de dispositivo implantado en el útero.

Anticonceptivos hormonales de emergencia.

También conocida como la píldora del día después, éste tipo de anticonceptivo hormonal no puede usarse habitualmente como método anticonceptivo primario. Su función es la de retrasar o evitar la ovulación única y exclusivamente.

Métodos anticonceptivos barrera:

Este tipo de métodos anticonceptivos pueden conllevar un tasa de fracaso de la anticoncepción algo más elevada que los métodos hormonales, pero algunos de ellos tienen la capacidad de proteger también contra las ETS. La recomendación de Muñoz ginecólogos es la práctica sexual con un varios métodos anticonceptivos complementarios.

Estos son los tipos de anticonceptivos barrera son:

Condón masculino.

Es el sistema anticonceptivo más utilizado. No en vano, protege contra las enfermedades de transmisión sexual. Ideal para personas que cambian frecuentemente de pareja sexual.

Condón femenino.

Tiene el mismo uso, funciones y efectividad que los condones femeninos, pero son menos conocidos y, según los estudios, más incómodos. También protegen de las enfermedades de transmisión sexual.

Diafragma cervical.

Éste método anticonceptivo fue muy utilizado antes de la popularización del condón. Se utilizaba normalmente junto con espermicidas químicos y se colocaba a la entrada del cuello uterino para evitar la llegada de los espermatozoides al útero. No protege contra ETS pero favorece la sensibilidad durante las relaciones sexuales.

Esponja.

Parecido en utilización al diafragma cervical, éste método es mas “suave” al tacto que el diafragma, y de fácil colocación y extracción.

Capuchón cervical.

La diferencia de éste método anticonceptivo y el diafragma cervical, es la forma ergonómica y más avanzada  de este dispositivo que se mantiene en su sitio mediante la succión. Suele ser de látex.

Otros métodos:

Existen también métodos químicos, como el espermicida, o permanentes y semipermanente, como la esterilización. Desde Clínica ginecológica Muñoz no vemos los métodos del retiro o método ogino como verdaderos métodos anticonceptivos y no los recomendamos bajo ninguna circunstancia frente a otros métodos.

Coronavirus y embarazo. Tu ginecóloga en Gijón

Coronavirus y embarazo

Coronavirus y embarazo 761 509 Clínica Ginecológica

Coronavirus y embarazo.

Respuestas de tu ginecóloga.

En la situación actual de pandemia surgen muchas dudas y más aún si ésta nos ha coincidido con el embarazo. Vamos a analizar algunas de esas dudas sobre Coronavirus y embarazo que se plantean en la práctica profesional diaria de cualquier ginecológa en Gijón. Dado que se trata de un virus nuevo sobre el cual aún hay muchas cosas que no se saben, las recomendaciones tanto generales como las dirigidas a embarazadas han ido cambiando. Y probablemente lo sigan haciendo a medida que vayamos teniendo más experiencia con el manejo de casos.

 

Nos gustaría hacer un pequeño resumen de las recomendaciones que existen a día de hoy en relación con las preguntas que más frecuentemente nos están realizando nuestras pacientes:

¿Tienen las embarazadas más riesgo de infectarse?

No parece que exista un riesgo mayor que para el resto de la población y, dado que la mayoría de las embarazadas son mujeres jóvenes y sanas, lo más probable es que aquellas que se infecten desarrollen solamente síntomas leves o moderados, similares a los de una gripe: fiebre, cansancio, dolor de cabeza, tos o dificultad para captar los olores son algunos de los más frecuentes.

Sí es cierto que en algunas mujeres el propio embarazo hace que se altere la respuesta del sistema inmune ante una infección vírica, lo que puede en ocasiones dar lugar a síntomas más graves (del mismo modo que ocurre con otras infecciones virales como la gripe o la varicela).

¿Debo continuar acudiendo a mis citas de control del embarazo o es mejor evitar centros sanitarios?

Aunque la recomendación general sea evitar centros sanitarios salvo que sea indispensable, el embarazo es una situación particular en la que se deben realizar una serie de pruebas en momentos concretos. Por este motivo, y salvo que se pongan en contacto contigo para decirte lo contrario o realizarte la visita telefónicamente, sí debes acudir a tus citas con el ginecólogo tal y como estaban previstas. Eso sí, es importante que lo hagas manteniendo las máximas medidas de seguridad posibles: mascarilla y guantes, con lavado cuidadoso de manos al llegar a casa, permanecer en el centro sanitario el tiempo indispensable para la visita e intentar mantener siempre la distancia de seguridad con otra gente. Recuerda también que, mientras dure esta situación, deberás acudir sola a las citas.

¿Si yo me infecto se lo puedo transmitir al bebé?

Dado que se trata de un virus nuevo hay muchas cosas que aún no sabemos. Inicialmente parecía que no existía transmisión vertical (es decir: contagio de una madre infectada al feto). Sin embargo ha aparecido un pequeño número de bebés positivos para coronavirus al poco tiempo de nacer, con lo que no podemos saber con certeza si esta transmisión se ha producido intraútero o tras el parto. Sí se sabe que ninguno de estos bebés desarrolló síntomas graves.

En caso de madres infectadas durante el primer o el segundo trimestre, no parece que aumente el riesgo de aborto y tampoco hay evidencia de que cause malformaciones en el feto.

¿Puedo dar el pecho si tengo coronavirus?

Aunque inicialmente muchas sociedades recomendaron evitar la lactancia materna por precaución, a día de hoy no hay contraindicación para la misma. No existe evidencia de paso del virus a la leche materna. Y por otro lado, los beneficios de la lactancia materna para la salud global de madre y niño, así como la protección contra infecciones que aporta al recién nacido, son de más importancia que el posible riesgo de transmisión del virus a través de la leche.

Como ocurre con otras infecciones respiratorias graves (gripe A, tuberculosis,…) el riesgo fundamental está en el estrecho contacto que supone el momento de amamantar. Por este motivo es muy recomendable realizar una higiene estricta de manos y emplear mascarilla. Y, por supuesto, evitar toser o estornudar con el niño en brazos. Otra opción es extraer leche y que otra persona no infectada la administre al recién nacido hasta que la madre supere la infección.

Esperamos que este pequeño resumen os haya sido de utilidad. No dudéis en poneros en contacto con nosotros si vuestras dudas no han aparecido contestadas Haremos lo posible para solventarlas. En una situación tan particular para muchas gestantes, queremos que sepáis que podéis contar con la atención y la asistencia de una ginecóloga  en Gijón y sus inmediaciones. Atenderemos vuestras consultas a través del e-mail clinicaginecologicamunoz@gmail.com. O, si necesitáis atención presencial, en nuestra consulta de lunes a viernes de 16:00 a 20:00 horas en Gijón.

Qué es el virus del papiloma

¿Qué es el virus del papiloma?

¿Qué es el virus del papiloma? 2500 1667 Clínica Ginecológica

Muchas personas que se acercan a nuestra clínica de ginecólogos en Gijón se preguntan qué es el virus del papiloma humano (VPH o HPV).
Pues bien, no es un solo tipo de virus. Incluye unos 200 tipos distintos de virus capaces de infectar a los humanos y el tipo de síntomas dependerá del tipo de virus.

Infección por VPH. Virus del papiloma humano.

  • Algunos tienen preferencia por la piel y darán lugar a verrugas en los pies o las manos.
  • Otros afectan preferentemente a la zona anal y genital y pueden dar lugar a verrugas genitales (conocidas como condilomas) o bien, los tipos denominados “de alto riesgo”, a lesiones precancerosas o cancerosas. Aunque tengan predilección por el área genital estos tipos de virus pueden encontrarse en otras zonas, como la laringe.

De todos estos tipos de virus solamente 15 son considerados de alto riesgo. Este alto riesgo implica que son capaces de modificar las células de distintas partes del cuerpo (la más conocida es el cuello del útero) y convertirlas en precancerosas. En un pequeño porcentaje de estos casos, y generalmente al cabo de varios años, esta modificación de las células puede acabar dando lugar a un cáncer.

Los virus del papiloma “de bajo riesgo” (es decir, los causantes de verrugas) no van a dar lugar a lesiones precancerosas ni cancerosas.

La mayoría de las infecciones por HPV son transitorias: incluso en los casos de virus de alto riesgo lo más probable es que la infección se solucione por sí sola en el primer año tras adquirirla. La persistencia de infección más allá del año aumenta el riesgo de lesiones precancerosas. Aunque en muchos casos va a estar presente sin afectar a nuestras células.

Después de la infección inicial el HPV puede entrar en un estado latente, en el que no somos capaces de detectarlo pero permanece en algunas de nuestras células. De modo que, en determinados momentos (generalmente en relación con una disminución de la inmunidad o con la edad) puede volver a aparecer. A día de hoy no está clara la capacidad de causar daño que puedan tener estos virus en estado latente.

La transmisión del HPV se produce por vía sexual. El uso de preservativo disminuye mucho el riesgo (alrededor del 70%) pero no lo elimina completamente. Se puede encontrar virus en áreas no protegidas por el mismo.

A día de hoy el mejor método para prevenir las patologías causadas por HPV es la vacuna cuando esta es administrada antes del primer contacto sexual. Ponte en contacto con nuestra ginecóloga en Gijón si tienes cualquier duda o consulta. Nuestro horario es de lunes a viernes de 16:00h a 20:00h.

Cómo sé si estoy menopáusica

¿Cómo sé si estoy menopáusica?

¿Cómo sé si estoy menopáusica? 2500 1667 Clínica Ginecológica

Es una pregunta habitual que las pacientes me plantean habitualmente como Ginecóloga en Gijón. «¿Estoy menopáusica?».

No consideramos menopáusica a una mujer hasta que no lleva un año sin reglas. Sin embargo es posible tener síntomas (a veces muy intensos) mucho antes de ese momento. La edad media de menopausia en las mujeres españolas son los 52 años pero es posible que estos síntomas aparezcan incluso diez años antes.

Algunas mujeres tienen una una transición muy sencilla a la menopausia: simplemente pasan de tener reglas más o menos regulares a dejar de menstruar. No obstante este no es el escenario habitual y la mayoría de las mujeres van a tener síntomas de algún tipo.

Señales y síntomas de la menopausia

Generalmente antes de desaparecer del todo las reglas dejan de ser regulares. Muchas veces se intercalan ciclos más cortos (es decir, sangrados más frecuentes) con otros más largos e incluso algún periodo sin regla.

La disminución de los niveles de estrógenos muchas veces causa aparición de sofocos: se trata de una sensación de calor intensa y repentina, a menudo con enrojecimiento de cara, cuello o escote y sudoración. Con frecuencia se sigue de sensación de frío por lo que, cuando aparecen de noche, nos obligan a taparnos y destaparnos continuamente en la cama.

No solamente los sofocos interrumpen el sueño: muchas mujeres menopáusicas y perimenopáusicas sufren insomnio y pueden encontrarse tanto con que tardan horas en conciliar el sueño como con que se despiertan de madrugada y son incapaces de dormir más.

Es frecuente la sensación de irritabilidad y mal humor y, en ocasiones, dificultad para concentrarse. Y por supuesto los problemas para conseguir un adecuado descanso nocturno no ayudan en este aspecto. Casi todas las mujeres van a notar un cierto aumento de peso y una tendencia a acumular grasa especialmente en la zona del abdomen y del pecho.

Otro de los síntomas más habituales es la sensación de sequedad vaginal, que suele acompañarse de molestias con la penetración. Si a esto unimos la frecuente disminución de la libido nos encontramos con que muchas mujeres notan un empeoramiento en sus relaciones sexuales y en su satisfacción con las mismas.

Puede ser una época complicada de la vida, en la que tenemos que adaptarnos a muchos cambios corporales. Por eso es importante intentar mantener una dieta sana y un estilo de vida activo. De esta forma conseguiremos por una parte controlar el habitual aumento de peso y por otra mejorar nuestro estado de ánimo.

Tanto los sofocos como la sequedad vaginal tienen posibilidad de tratamiento por lo que no debes dudar en consultar a tu médico de cabecera o tu ginecólogo si te resultan molestos o te impiden mantener tu vida habitual. Como ginecólogos en Gijón, estamos a tu disposición para todo lo que necesites. Ponte en contacto con nuestra clínica en el 985 17 15 06 / 626 48 22 69.