Mujer

Cómo sé si estoy menopáusica

¿Cómo sé si estoy menopáusica?

¿Cómo sé si estoy menopáusica? 2500 1667 Clínica Ginecológica

Es una pregunta habitual que las pacientes me plantean habitualmente como Ginecóloga en Gijón. «¿Estoy menopáusica?».

No consideramos menopáusica a una mujer hasta que no lleva un año sin reglas. Sin embargo es posible tener síntomas (a veces muy intensos) mucho antes de ese momento. La edad media de menopausia en las mujeres españolas son los 52 años pero es posible que estos síntomas aparezcan incluso diez años antes.

Algunas mujeres tienen una una transición muy sencilla a la menopausia: simplemente pasan de tener reglas más o menos regulares a dejar de menstruar. No obstante este no es el escenario habitual y la mayoría de las mujeres van a tener síntomas de algún tipo.

Señales y síntomas de la menopausia

Generalmente antes de desaparecer del todo las reglas dejan de ser regulares. Muchas veces se intercalan ciclos más cortos (es decir, sangrados más frecuentes) con otros más largos e incluso algún periodo sin regla.

La disminución de los niveles de estrógenos muchas veces causa aparición de sofocos: se trata de una sensación de calor intensa y repentina, a menudo con enrojecimiento de cara, cuello o escote y sudoración. Con frecuencia se sigue de sensación de frío por lo que, cuando aparecen de noche, nos obligan a taparnos y destaparnos continuamente en la cama.

No solamente los sofocos interrumpen el sueño: muchas mujeres menopáusicas y perimenopáusicas sufren insomnio y pueden encontrarse tanto con que tardan horas en conciliar el sueño como con que se despiertan de madrugada y son incapaces de dormir más.

Es frecuente la sensación de irritabilidad y mal humor y, en ocasiones, dificultad para concentrarse. Y por supuesto los problemas para conseguir un adecuado descanso nocturno no ayudan en este aspecto. Casi todas las mujeres van a notar un cierto aumento de peso y una tendencia a acumular grasa especialmente en la zona del abdomen y del pecho.

Otro de los síntomas más habituales es la sensación de sequedad vaginal, que suele acompañarse de molestias con la penetración. Si a esto unimos la frecuente disminución de la libido nos encontramos con que muchas mujeres notan un empeoramiento en sus relaciones sexuales y en su satisfacción con las mismas.

Puede ser una época complicada de la vida, en la que tenemos que adaptarnos a muchos cambios corporales. Por eso es importante intentar mantener una dieta sana y un estilo de vida activo. De esta forma conseguiremos por una parte controlar el habitual aumento de peso y por otra mejorar nuestro estado de ánimo.

Tanto los sofocos como la sequedad vaginal tienen posibilidad de tratamiento por lo que no debes dudar en consultar a tu médico de cabecera o tu ginecólogo si te resultan molestos o te impiden mantener tu vida habitual. Como ginecólogos en Gijón, estamos a tu disposición para todo lo que necesites. Ponte en contacto con nuestra clínica en el 985 17 15 06 / 626 48 22 69.

Blog3

¿Es recomendable la copa menstrual?

¿Es recomendable la copa menstrual? 2500 1667 Clínica Ginecológica

Es recomendable lo que sea cómodo para ti. Recientemente se ha publicado un estudio que compara la copa menstrual con tampones y compresas y concluye que las tres opciones son igualmente seguras y eficaces, de modo que solamente te queda pensar si te convence o no; para ayudarte en la decisión hemos hecho un pequeño resumen con sus pros y contras:

Ventajas:

1) Más económico: hay copas de distintos precios pero generalmente están entre 16 y 30 euros y, en función de la marca y de cómo la cuides, puede durarte de dos a diez años. Teniendo en cuenta el precio de tampones/compresas, lo habitual es que en unos tres ciclos hayas amortizado el precio de la copa.

2) Más ecológico: durante el tiempo que utilices la copa estarás evitando los residuos que crean tampones y compresas usados, así como los envoltorios de los mismos. Al cabo de los años esto supone una cantidad de plásticos y de residuos no reciclables muy considerable.

3) Menos cambios: la capacidad de la copa es mucho mayor que la de tampones y compresas (de media la capacidad de la copa sería similar a la de tres tampones), por lo que necesitarás cambiarte muchas menos veces. Si tus reglas no son abundantes puede ser suficiente con ponértela por la mañana y cambiarla antes de irte a dormir.

4) Más comodidad para reglas abundantes…y también para sangrados escasos: como decíamos, al tener más capacidad no necesitas cambiarte tantas veces. Por otro lado te permite también estar cubierta los últimos (o primeros) días de regla, cuando el sangrado es tan escaso que el uso de un tampón puede resultar molesto.

5) Más respetuoso con las condiciones fisiológicas de la vagina: la función de los tampones es absorber los líquidos que se encuentra, sea sangre (bien) o sean secreciones normales de la mucosa vaginal (no tan bien). Esto puede hacer que notes cierta sensación de sequedad vaginal con su uso. Las copas menstruales están fabricadas en general con silicona o TPE (elastómeros termoplásticos), que no son absorbentes sino que funcionan tan solo como contenedores del sangrado menstrual evitando así este efecto indeseable.

6) Te permite aprender sobre tu propio cuerpo: necesitarás aprender a ubicar tu cérvix y a conocer la disposición del mismo y de tu vagina. Además comprobarás cuánto sangras realmente durante la regla (es difícil hacer una estimación real en mililitros con tampones/compresas).

Desventajas:

1) Requiere un tiempo de aprendizaje: esta es probablemente la principal desventaja. Es muy improbable que consigas colocar y retirar la copa con facilidad en tu primer ciclo (o en el segundo). Una vez controlada te resultará sencillo hacerlo en cualquier situación pero mientras tanto lo habitual es que necesites unos cuantos minutos de tranquilidad a solas en tu baño tanto para introducirla como para extraerla.

2) Es probable que necesites probar dos o tres modelos distintos antes de encontrar el que te va bien: hay muchísimas marcas de copas, cada una con sus peculiaridades en forma, tamaño, firmeza y textura. Hay afortunadas que dan con su modelo ideal a la primera pero es frecuente que tengas que tantear un poco. También puede ser que acabes utilizando dos durante cada regla, dependiendo de la altura del cérvix y la cantidad de sangrado que vayas teniendo en cada momento del ciclo.